Sabina en Madrid

0
177

Sabina: El maestro está indispuesto

El primero de sus dos conciertos en la capital arrancó con el público totalmente entregado de antemano y terminó antes de lo previsto por una indisposición del cantante, que terminó la actuación con los ojos vidriosos, disculpándose ante el público con visible esfuerzo y mala cara. Minutos antes había confesado ante el micro haber sufrido, durante un interludio en el que abandona el escenario y el sus propias palabras, “un Pastora Soler” (recordemos que la cantante sevillana anunciaba pocas fechas atrás su retirada, tras sufrir un desvanecimiento en mitad de una actuación, aquejada de miedo escénico). Desde aquí deseamos una pronto recuperación del autor jienense.

 

Hasta ese final sin bises, el concierto había recorrido casi por completo -y casi exclusivamente– el disco protagonista de la noche.

Joaquín Sabina goza del favor del público y sabe dar lo que este le demanda, que es una revisitación constante de sus lugares comunes, y aunque quizás no estaría de más pedir al Sabina más artista y más libre que abandone el cómodo sillón de la rutina y se lance una reinvención valiente que le devuelva frescura y actualidad -tal como viene haciendo desde hace años su admirado Bob Dylan-, su reencuentro con el público madrileño, tras cinco años sin actuar solo en la capital, resultó un concierto muy ameno con momentos especialmente emocionantes (ovación cerrada para De purísima y oro) que, por muchos motivos, la comunidad sabinera recordará durante mucho tiempo.

(via rolling stone)

No hay comentarios